Consejos para sacar de donde no hay

sacar-de-donde-no-hay-lacocinaenrosa.wordpress.com

Aunque ahora tengo un trabajo estable, por desgracia no siempre ha sido así. He pasado bastante tiempo saltando de trabajo temporal en trabajo temporal, con sueldos más que mediocres o contratos incluso de unos pocos días. Y entre ellos desesperantes periodos de paro. Lo que llaman el mundo laboral de los jóvenes. Todo eso, además de la corriente minimalista que parece que cada vez cobra más fuerza, me hace reflexionar acerca de lo material y lo necesario. Bien, aun el más asceta tiene ciertas necesidades e incluso debe concederse algunos “caprichos” que se salen de lo básico pero que hacen que nuestro paso por la vida sea mejor. Pero cuando el dinero es contado, cómo lo hacemos? Bueno, aquí os dejo unos cuantos trucos que seguro que a muchos ya se os habían ocurrido, pero nunca está de más recordarlos.

Gestionar los ingresos de dinero. Después de un periodo de privación, ver una nómina emociona a cualquiera. Y puede que nos volvamos locos comprando todo eso que necesitamos desde hace mucho ahora que podemos. Pero creo que es importante ahorrar una parte. Por  pequeña que sea. 10 euros ahorrados al mes suponen 120€ al año. ¿No os gustaría a veces contar con esos 120€? ¿No os supondría una diferencia muy notable en ciertos momentos? Bueno, pues a lo que íbamos. Guardar una parte en un sobre, en una cuenta de ahorro, en donde sea que no se toque a no ser que haga falta para algo muy muy básico. Al principio parece una tontería, pero tener un fondo de emergencia, aunque sea mínimo, es muy importante. Es posible que caigáis en la tentación de pensar que es ridículo pasar privaciones para guardar el dinero cuando os hace falta aquí y ahora, pero nunca sabemos en qué circunstancias estaremos en el futuro y lo que ahora os parece una privación absurda puede que más adelante se considerase un lujo. No esperemos al arrepentimiento.

guardar-lacocinaenrosa.wordpress.com (Small)

Las nuevas tecnologías. Es bastante probable que si estáis leyendo esto será porque tenéis un ordenador o un dispositivo conectado a internet. Ahora bien, ¿necesitáis pagar una conexión fija de banda ancha? ¿O prescindís totalmente de ella cuando no hay presupuesto? Hoy en día hay opciones para estar conectado muy asequibles o incluso gratis. Las empresas de telefonía virtual ofrecen unos contratos muy económicos y sin permanencia, lo que es muy interesante por si en un momento dado hasta esos 5 o 6 € hacen falta para otra cosa. Por esa módica cantidad se puede conseguir hasta un Giga de datos al mes, que es más que suficiente para utilizar aplicaciones de mensajería y hacer unas cuantas consultas en internet. Otra opción pueden ser las bibliotecas que ofrecen conexión gratuíta a internet. Cada vez más bares y cafeterías disponen de zona Wi-Fi para sus clientes, así que también es una opción sentarse a tomar un café y aprovechar para ver algunos videos en streaming. Una especie de cine en barato.

El vicio de pedir. Del punto anterior surge la cuestión de qué pasa si vuestro teléfono es obsoleto o se estropea. O si vuestro ordenador dice un día basta. Son aparatos muy costosos, incluso los más baratos del mercado. Y suponen un siete tremendo en cualquier presupuesto. Pero muchas veces estar offline no es una opción. Cada vez hay más empresas que utilizan la red para videoentrevistas, para buscar candidatos o simplemente no se puede estar sin teléfono “por si te llaman”. Pero no hace falta que sea nuevo o el último modelo. Hay dispositivos que tienen unos añitos pero que cumplen su función como campeones. ¿Sabéis? tal vez tengáis un familiar o conocido que haya cambiado de móvil, de tablet o de ordenador por un nuevo modelo con más prestaciones y os pueda regalar el antiguo. O en el peor de los casos venderoslo a un precio muy reducido. Podéis consultar páginas de compraventa. Yo me niego a tirar nada que funcione, así que cuando cambio algo, regalo el aparato antiguo o lo pongo a la venta por un precio mínimo. Me gusta que las cosas se usen mientras sirvan. No os cortéis en comentar que os vendría bien un teléfono, una tablet, un lector de libros electrónicos. Incluso podéis poner un anuncio solicitándolo. No es motivo de vergüenza en absoluto. Comentáis vuestras circunstancias de una forma simpática y por qué necesitáis ese accesorio y no podéis adquirirlo y puede que suene la flauta. Con el “no” ya estabais. Vale, un iPad 1, por ejemplo, no es lo más rápido del mercado, se cierra desesperantemente cada pocos minutos de navegación, pero es robusto, fiable y se puede conseguir muy asequible o incluso gratis. ¿No es mejor que nada? Merece la pena considerarlo.

dar-y-pedir-www.lacocinaenrosa.wordpress.com (Small)

Formas de arañar algún que otro euro. Hay ciertas formas de ganar dinero que son lentas, poco importantes, pero que pueden suponer una pequeña alegría. Por ejemplo las páginas de encuestas remuneradas. Como a estas alturas seguro que tenéis un dispositivo con internet, tenéis todo lo necesario. Son paginas que pagan apenas unos céntimos por realizar esas encuestas, pero céntimos son más que nada. El problema es que hay que esperar a tener una cantidad fija para cobrar, así que habrá meses que tal vez no veáis un duro. Pero cuando lleguéis al momento del cobro sin duda os dará una alegría. Puede que os financien la conexión a la red de ese mes. O que os sirvan para comprar una prenda de ropa o el detergente del trimestre. O simplemente un capricho. Yo en mis tiempos he llegado a cobrar unos euros, creo que 12 o 15, no recuerdo, a través de una de esas páginas y en ese momento os garantizo que una cantidad tan pequeña me dio un buen homenaje. Todo suma y todo cuenta. Puede que cuando estáis trabajando penséis que no merece la pena el esfuerzo por esa recompensa ridícula, pero puede que os encontréis en disposición de cobrarla en un momento en que os coja sin ingresos o con muchos gastos y entonces os alegrareis de ello.

Valorar cada gasto. Cuando el dinero escasea, es muy común tener miedo de gastar y que ese dinero que has empleado en una cosa más adelante te haga falta. Bien, eso está muy bien, tener cabeza es importante. Pero a veces el gasto es ínfimo y la privación de todo conduce a la larga a una situación de abatimiento totalmente lógica. Así que si os apetece algo que no es disparatado ¿seguro que no os lo podéis permitir de ninguna manera? Recordemos que tenemos el pequeño fondo de emergencia para esos momentos críticos. Entonces tal vez esa escapadita, esa cañita con su tapa para picar, esa salida con los amigos, esos pendientes o ese bolso de rebajas puede que no estén tan fuera de nuestras posibilidades. Ojo, eso no equivale a barra libre o a abrir la veda para el despilfarro, pero a veces la satisfacción de hacer algo que nos apetece mucho es casi salud. Si puedes, debes.

Y nada más. No sé si solamente he dicho obviedades pero si alguna de estas ideas os sirve en algún momento, me doy por satisfecha. Si tenéis alguna idea más para pasar esas épocas de escasez que casi todos vivimos alguna vez, estaré encantada de leer vuestro comentarios

Anuncios

Un comentario en “Consejos para sacar de donde no hay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s